Mueren 40 en Irak

Un policía irakí observa cómo arde un camión estadounidense, tras estallar una bomba colocada en la orilla de la carretera. (EFE)
Un policía irakí observa cómo arde un camión estadounidense, tras estallar una bomba colocada en la orilla de la carretera. (EFE)

15 de junio de 2005

AGENCIAS

KIRKUK, Irak- Unas cuarenta personas murieron ayer en Irak, 20 de ellas en un atentado suicida en Kirkuk, mientras que Massud Barzani juró su cargo como primer presidente del Kurdistán autónomo.

Veinte personas murieron y otras 81 fueron heridas en un atentado suicida perpetrado ayer por la mañana frente a una sucursal bancaria en Kirkuk, según el último balance del hospital de esta ciudad petrolera del norte de Irak, y otras diez perdieron la vida en un ataque más al sur.

“Tenemos 20 muertos y 81 heridos, algunos de los cuales ya fueron atendidos y dejaron el establecimiento”, declaró un médico del hospital general de Kirkuk, a 255 km al norte de Bagdad.

El jefe de la policía de Kirkuk, el general Turah Yussef, indicó que dicho atentado fue cometido alrededor de las 10:00 horas por un kamikaze que llevaba un cinturón con explosivos cuando empleados públicos, policías y jubilados hacían cola para cobrar sus sueldos.

Más al sur, diez personas murieron y otras siete fueron heridas en un atentado con coche bomba perpetrado en Kanaan, cerca de Baaquba.

ADMITE RUMSFELD QUE

SEGURIDAD NO MEJORA

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld, admitió que, estadísticamente, la seguridad en Irak no ha mejorado desde la caída de Saddam Hussein hace dos años.

Rumsfeld culpó de esta situación a lo que llamó las “porosas fronteras” de Irak.

Aseguró que Siria no ha hecho lo suficiente para detener la insurgencia, mientras que Irán se sigue entrometiendo en la política de Irak.

Sin embargo, destacó que las fuerzas militares irakíes aumentan en número y dijo sentirse confiado en que la insurgencia será derrotada.

RELATA FRANCESA

CAUTIVERIO

La periodista francesa Florence Aubenas, bautizada por sus secuestradores de “un movimiento religioso” sunita como “Leila” o “número seis”, hizo ayer gala de grandes dosis de humor para relatar su duro cautiverio de casi cinco meses en Irak.

“Todos los días o tenía hambre o estaba enferma”, dijo Aubenas, quien trataba de acortar las largas jornadas de esos 175 días pasados “en un sótano minúsculo y sin luz”, de cuatro por dos metros de dimensión, y en el que no podía ni ponerse de pie, contándolo todo: “los minutos, las palabras, los pasos”.

Esa estrategia le permitió ayer afirmar sin ningún género de duda que daba “24 pasos al día” (dos idas y venidas al baño) y que tenía derecho a dirigir “80 palabras al día” a sus guardianes, quienes la golpearon por moverse demasiado en su colchón o porque creían que había intentado hablar con otro rehén que estaba a su lado.

Díez días antes de ser liberada descubrió que el rehén “número cinco” que estuvo todo el tiempo a “90 centímetros” de ella era su guía Hussein Hanoun, junto a quien fue secuestrada el 5 de enero de 2005 por “cuatro hombres armados” cerca de la universidad de Bagdad.

En una multitudinaria conferencia de prensa, Aubenas, que sorprendió por su energía y optimismo, contó con mucho humor y a veces con ironía y emoción retenida su experiencia desde el secuestro hasta que fue liberada el sábado pasado, pasando por sus entrevistas con el “Boss”, sus acrobacias para comer con los ojos vendados y las manos maniatadas o su única ducha mensual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s