Huracán Emily provoca daños a su paso por Yucatán

 

Reuters

 

Por Anahí Rama

PLAYA DEL CARMEN, México (Reuters) – El huracán Emily atravesaba el lunes la península mexicana de Yucatán con fuertes vientos y torrenciales lluvias que derribaron árboles, postes de luz y de teléfonos, mientras cientos de pobladores y turistas comenzaban a salir de los refugios tras el paso de la tormenta.

El centro de Emily pasó al sur de la isla de Cozumel en la madrugada del lunes con vientos máximos sostenidos de 215 kilómetros por hora -una fuerza de categoría cuatro-, aunque al tocar tierra se degradó a categoría dos, con vientos de 160 kilómetros por hora.

El huracán golpeó especialmente las costas entre Playa del Carmen -un pintoresco pueblo preferido por turistas europeos y sudamericanos- y la localidad de Tulum, que alberga impresionantes ruinas mayas frente al mar.

El fenómeno, que obligó a evacuar a 55.000 personas sólo en el estado de Quintana Roo, provocó el cierre de la mayor parte de los pozos petroleros del país del otro lado de la península, en la zona marítima conocida como Sonda de Campeche.

Aún no se contaba con un recuento completo de los primeros daños en las costas de la península, conocidas mundialmente por sus playas de arena blanca y lugares de buceo, donde recién amanecía.

"Por el momento tenemos una evaluación parcial de daños. Se han reportado árboles caídos y cortes de luz en distintas zonas," dijo un portavoz de Protección Civil de Quintana Roo, que esperaba difundir un reporte extenso más tarde.

Las autoridades mexicanas no reportaron muertos por el paso directo de Emily.

"Ya pasó lo peor," dijo Félix González, gobernador del estado de Quintana Roo, en entrevista con la cadena Televisa.

Pero, en los preparativos previos a la tormenta, dos personas murieron el sábado al caer un helicóptero en la zona petrolera y un ciudadano alemán falleció electrocutado el domingo en Playa del Carmen mientras cortaba las ramas de un árbol.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos dijo que, a las 1200 GMT del lunes, Emily se ubicaba en el medio de la zona norte de la península de Yucatán, a 80 kilómetros al este-noreste de Mérida, y avanzaba a una velocidad de 28 kilómetros por hora en dirección al mar en el Golfo de México.

Se espera que Emily se fortalezca nuevamente al contacto con el agua.

SALEN DE LOS REFUGIOS

En Playa del Carmen, además de caída de árboles, postes y muros, se registraron cortes en el suministro de energía en amplios sectores. El mar, agitado y con fuerte oleaje, cubrió las playas del balneario.

En hoteles acondicionados como refugios se guarecieron entre 10 y 15 personas por habitación, que poco a poco el lunes por la mañana volvían a sus albergues originales y grababan con cámaras de video y sacaban fotos de los daños dejados por el huracán.

"No fue tan atemorizante. En el refugio en el que estabamos se cayó parte del techo, pero en general fue mejor de lo que me esperaba," dijo la joven estadounidense Karine Albert.

La petrolera estatal mexicana Pemex evacuó de unos 15.000 trabajadores en sus plataformas marítimas en la Sonda de Campeche, al oeste de la península de Yucatán, y dijo que cerró la mayoría de los pozos en el área, que representan cerca del 80 por ciento de la producción petrolera del país.

En Cancún, Tulum y Cozumel también hubo caída de árboles y cortes de energía eléctrica. En el caso de Cozumel hubo ventanas y puertas destruidas en casas y comercios.

Cancún, uno de los mayores centros vacacionales en el mundo y destino de muchos estadounidenses que atestaron el aeropuerto el fin de semana intentando huir de la tormenta antes del cierre de la terminal el domingo, está a poco más de 100 kilómetros al norte del sitio por donde pasó el centro de Emily.

Por ello se sintió un efecto más moderado que en las localidades al sur del balneario.

Las autoridades mexicanas y estadounidenses dispusieron avisos de vigilancia de huracán para una extensa franja en las costas del Golfo de México desde el sur de Texas hasta la zona central de México.

Emily arrojó torrenciales lluvias el fin de semana sobre Jamaica, donde hubo cuatro muertos, e Islas Caimán.

Cancún y todo el norte de la península de Yucatán ya fue violentamente azotada en 1988 por el poderoso huracán Gilberto, que alcanzó categoría cinco, provocó más de 300 muertos y millones de dólares en daños.

(Con reportes de Tim Gaynor en Cancún, Rodrigo Martínez, Pablo Garibian y Miguel Angel Gutiérrez en Ciudad de México)

REUTERS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s