Reconocen a Durango por ser la Tierra del cine

Francisco Arroyo
vanguardia de durango /Durango, Durango
Lunes 29 de agosto de 2005

Durango, se aseguró en un comunicado, es probablemente el escenario cinematográfico natural más extenso del mundo que han visitado personajes como Dean Martin, Roberto Mitchum, Kevin Costner, Anthony Quinn, Madeleine Stowe y John Wayne

 La comisión Nacional de Filmaciones y Estudios Churubusco otorgaron un reconocimiento a Durango, por sus 50 años de ser la Tierra del Cine.

Sergio Molina Robles, presidente de CONAFILM, entregó el reconocimiento a la entidad que se ubica como un ícono del cine nacional e internacional. El gobernador Ismael Hernández Deras recibió el premio, a nombre de los cientos de duranguenses que durante décadas se han dedicado al cine.

Durango, se aseguró en un comunicado, es probablemente el escenario cinematográfico natural más extenso del mundo, pues cuenta con parajes de gran belleza: ríos, montañas, desiertos, cañones, lagos y bosques. Ello aunado a un cielo sorprendentemente azul y una atmósfera increíblemente transparente que lo convierte en el lugar ideal para filmar.

De todos los géneros cinematográficos, el que ha prevalecido en la historia fílmica de Durango es el western, con título tan famosos como: The unforgiven, dirigida por John Houston, con Burt Lancaster y Audrey Hepburn.

La pandilla salvaje (The wild buch), de Sam Peckinpah, con William Holde, Roberto Ryan y Ernest Borginer; y Los hijos de Katie Elder (The sons of Katie Elder), de Henry Hathaway, con John Wayne y Dean Martin.

Uno de los lugares más famosos de Durango es Villa del Oeste, conocido en el medio artístico como Calle Howard, ya que John Howard construyó este set en 1971 imitando los pueblos del oeste americano del siglo pasado para el rodaje de la película Odio en las praderas (Bruck and the preacher) dirigida e interpretada por Sidney Poitier.

Localizado a sólo 12 km al norte de Durango por la carretera 45, ha sido escenario de 13 largometrajes, además de numerosos comerciales y documentales.

A solamente 2 km de Villa del Oeste se encuentra la pequeña población de San Vicente de Chupadores, donde se localiza el primer set construido en el estado y, hasta el momento, el más utilizado, con 44 filmaciones.

Aquí, sobre las dos polvorientas calles de tierra, algún día caminaron John Wayne, Kirk Douglas, Glen Ford, Burt Lancaster, Robert Mitchum, Lee Marvin, Maureen O´Hara, Ida Lipino, Emilio El IndioFernández, Pedro Armendáriz Jr., Ricardo Montalbán, Dennis Hopper, Richard Harris, Jack Nicholson y otras muchas estrellas del celuloide.

Entre las películas que aquí se rodaron, cabe destacar: Part Garrety Billy the Kid, dirigida por Sam Pecknpah, con James Cobern, Kris Kristofferson, Bod Dylan y Emilio Fernández.

El Poker de la muerte (Five cards stud), de Henry Hathaway, con Dean Martin y Roberto Mitchum; y La venganza (Revenge), de Tony Scott, con Kevin Costner, Anthony Quinn y Madeleine Stowe, además de Los Hijos de Katie Elder, Lucha de gigantes y Chisum, rey del oeste, todas ellas interpretadas por John Wayne.

Situado a 16 km más al norte se ubica el rancho La Joya, que perteneció al mítico John Wayne. El famoso actor, productor y director estadounidense llegó por primera vez a Durango en enero de 1965 para rodar Los hijos de Katie Elder. Al año siguiente regresó para filmar Lucha de gigantes y, en 1969, Los indomables y Chisum, rey del oeste.

Ese mismo año compró el rancho La Joya y construyó en él un set a imagen y semejanza de un pueblo del oeste americano, que utilizaría en sus siguientes películas: Gigante entre los hombres (Big Jake), donde hacía pareja con Maureen O´Hara; Los chacales del oeste. (The train robbers), que interpretó junto a Rod Taylor, Ann Margret y Ricardo Montalbán y De su propia sangre (Cahill), su última película en Durango.

Después de su muerte, la propiedad fue heredada por sus hijos. Actualmente sólo quedan las ruinas de lo que fue este set, en donde se llegaron a rodar 14 largometrajes, además de varios comerciales nacionales y extranjeros.

Las productoras hollywoodenses no sólo han construido diversas escenarios a lo largo de Durango, sino que también han aprovechado todas las bellezas que posee el estado, tanto naturales como arquitectónicas. La hermosa hacienda de Ferrería de Flores, situada a 8 km al sur de la capital, es un claro ejemplo, pues ha sido utilizada en varias películas.

Cuando se rodó aquí la película La ley del bravo (White Feather), dirigida por Robert D. Web, nadie podía imaginarse que estaba inaugurando el escenario cinematográfico más utilizado fuera de Estados Unidos: Durango.

Siguiendo más hacia el sur, a 35 km de la capital, está el set de Los Álamos, construido en 1988 para el rodaje de Las puertas de la eternidad (Shadow makers). Este espectacular escenario es una réplica exacta de cómo se veía Los Alamos en 1944 y es el más grande y caro que se ha llevado a cabo en el estado.

Entre las múltiples bellezas naturales de Durango, la cascada El Saltito, localizada al este de la capital por la carretera 45, es la que más veces ha aparecido en el pantalla grande. Este salto de agua utilizado en varias producciones nacionales y extranjeras fue descubierto para el cine en 1964, por un ojeador de la película Juramento de sangre (Mayor Dundee), de Sam Peckinpah, quien buscaba nuevas locaciones naturales para continuar la filmación.

Desde entonces, ha sido visto en varias películas más, entre las que sobresale Los cañones de San Sebastián (Guns of San Sebastian), con Anthony Quinn y Charles Bronson.

Esta hermosa cascada tiene la particularidad de que el lago formado bajo la caída de agua es la boca de un volcán, por lo que tiene una gran profundidad y es ideal para realizar las escenas de saltos con vehículos o caballos, como las que se rodaron en Dos Bribones tras la Esmeralda Perdida (Romancing the stone), de Robert Zemeckis con Michael Douglas y Kathleen Turner, o Lancelot, el Primer Caballero (First knight) de Jerry Zucker, con Sean Connery, Richard Gere y Julia Ormond.

Los sets y parajes naturales que posee Durango son tantos como las películas, comerciales, videos, documentales y series televisivas que aquí se han rodado. En fin, recorrer este fascinante estado es, realmente, entrar al mágico y maravilloso mundo del cine.

A unos 35 km de la ciudad por la salida del club campestre, arribamos al lugar conocido como Los Álamos, llamado así debido a que dicho set es una réplica del pueblo construido en el estado de Nuevo México, Estados Unidos, por el ejército de ese país durante la Segunda Guerra Mundial, con objeto de concentrar ahí a los más importantes científicos de la época encabezados por Oppenheimer, para diseñar y construir la primera bomba atómica.

El proyecto estaba clasificado como altamente confidencial debido a que, según informes del Servicio Secreto estadounidense, los alemanes estaban también diseñando la mortífera arma y prácticamente la guerra se decidiría a favor de quien la detonase primero.

Este escenario se construyó para la filmación de la película titulada Las puertas de la eternidad, dirigida por Rolando Joffe y encabezada por el actor Paul Newman en el papel de Leslie Groves, el general americano encargado de la fabricación de la bomba atómica.

El tema central es obviamente la concentración, la convivencia, los conflictos personales y morales y los trabajos llevados a cabo por esta científicos hasta lograr materializar el anhelado proyecto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s